Abogados de Apple tendrían conflictos de intereses... dice Samsung

Siéntese y prepárense para ver más y más golpizas entre ambas fabricantes

La manzana experta en patentar y su rival coreana siguen enfrentadas a muerte. Si tan sólo se odiaran y se pelearan entre sí la cosa estaría medianamente controlada; el problema es que hasta los "freelances" están llevando agua en esta tormenta de rumores y demandas que no parece pronta a detenerse.

En este capítulo, Samsung acusa a los abogados externos de Apple de tener "conflictos de intereses" que podrían interferir con su trabajo y por los cuales la matriarca de la familia Galaxy quiere que algunos (o quizás todos) sean excluidos del festival tribunalicio en el que se han enredado las dos fabricantes de móviles.

Así, mientras al grueso de los consumidores finales de ambas marcas sigue sin quitarles el sueño averiguar a quién se le ocurrió primero hacer pantallas capacitivas, menús deslizables o cualquier cosa que falte por pelear y patentar, Samsung y Apple se lían incluso por los detalles más elementales, como la hora de las audiencias en las que se supone definirán quién se copió de quién.

Por ahora, Samsung se ha inspirado para concebir veinte páginas en las cuales explicar cómo es que cinco de los abogados del recién bufete Bridges & Mavrakakis están "contaminados" (así les llama Samsung a sus "ex") y deberían ser inhabilitados para representar a Apple, toda vez que en algún momento trabajaron para la creadora de Bada amparados en ese entonces por el despacho Kikrland & Ellis.

Pero el berrinche no queda ahí. Samsung también quiere que un juez les haga jurar a Morrison & Foerster y Wilmer Hale, otras dos firmas legales que están trabajando para Apple, que nunca recibieron información confidencial sobre Samsung de parte de la gente de Bridges & Mavrakakis durante el tiempo en que trabajaron engranadas en la defensa de Apple (¡cómo si lo fueran a admitir!), so pena de expulsión del caso.

Entretanto, los abogados señalados se defienden alegando que la tecnología evoluciona tan rápidamente, que ninguna información que hubiesen manejado en el momento en que trabajaron para Samsung debería guardar demasiada relación con los puntos que actualmente se tocan en el conflicto con Apple y que, de todos modos, no pretenden utilizar ninguno de los insumos que obtuvieron trabajando con su anterior cliente. Aún así, la coreana insiste aduciendo que el tema no es si van a usar o no esos datos, sino el hecho mismo de haberlos obtenido alguna vez.

La veintena de folios en los que Samsung solicita la descalificación de los abogados aborda puntos clave como el hecho de que los juristas hayan trabajado unas 9 mil horas para la compañía coreana manejando por lo menos una de las patentes en conflicto y amparan la petición en la figura legal de lo "justo, razonable y no discriminatorio", siendo uno de los casos más importantes el de la querella contra Sony-Ericcson por 42 patentes.

Y, por si lo pragmático no es suficiente, el documento también aborda un componente moral al calificar de "traición" la decisión de los abogados representar a la ahora rival de la compañía a la que otrora representaron. Así, la coreana se manifiesta "indignada" porque quienes fueron sus "asesores de confianza" hayan decidido jugar en las filas contrarias.

¿Qué opinan ustedes? ¿Acaso los abogados, al ser externos a las compañías y no haber pertenecido nunca a ellas, no son libres de elegir el cliente más provechoso? ¿Acaso haber tomado partido, así sea profesionalmente, en algún momento no debería ser una decisión que perdurase y nunca pactar con el contrario? Luego de representar a Samsung y "traicionarlo" al cambiarse representando al contrario, ¿son estos abogados "gente de fiar" para Apple?

Link: FOSS Patents

powered byDisqus