Samsung quiere definir la época actual con un producto ad-hoc a los tiempos

Las expectativas en la surcoreana son altas, pero... ¿Cuánto tiempo más tendrá que pasar hasta que realmente lo hagan?

Muchas personas asumen como propio el cambio vivido en la industria en 2007 cuando Apple lanzó un teléfono que parecía haber sido tomado en un viaje al futuro en términos de diseño, funciones y materiales. La llegada del iPhone definió un antes y un después entre los fabricantes, pero también entre la gente, convirtiéndolo en un equipo que terminó siendo adoptado incluso como un ícono pop de nuestros tiempos.

Es por eso que las palabras de Lee Minhyouk, Gerente del área de diseño de Samsung, llaman tanto la atención en relación al futuro de la surcoreana como proveedora de innovación, pero también en términos de diseño. En entrevista con Reuters, Lee asegura que desde la época de los nefastos Omnia que la empresa sigue cánones de diseño bien definidos, haciendo de ellos un sello de Samsung y -- de paso -- negándose a cargar el estigma de las supuesta inspiración tomada de otros equipos.

"Como diseñador, hay un tema de dignidad. Es un producto original desde el comienzo, y yo soy el que lo hizo. Es un producto totalmente diferente con un lenguaje de diseño distinto y una tecnología en su interior totalmente distinta", señala Lee.

Sin embargo, en lo que respecta al futuro, existe consenso dentro del equipo de diseño respecto del interés de crear un producto que sea realmente trascendente en el tiempo, tanto por su diseño como por sus funciones. Algo innovador, que -- tal como el iPhone y tantos otros aparatos electrónicos -- se convierta en un ícono por si solo.

"Estoy confiado en que un día Samsung hará un producto que defina nuestro tiempo, y espero que sea uno de los míos", dice el ejecutivo.

Samsung invirtió el año pasado cerca de USD $9.000.000.000 en investigación y desarrollo, quedando como la compañía número 11 en el ranking Bloomberg de las compañías más innovadoras, superado por Sony y LG.

Con el éxito de la plataforma Note y el lanzamiento del Galaxy S III a la vuelta de la esquina, Samsung tiene un desafío interesante de cara a competir cada vez más, y de igual a igual, con Apple y otras empresas que tienen unidades de negocios en el área de electrónica de consumo. El giro que está dando hacia trabajar de una forma similar a la de los de Cupertino tiene a muchos analistas pendientes de su futuro, y el impacto que sus movidas puedan tener en las cifras de venta de sus productos estrella.

Por lo pronto, con más de 44 millones de teléfonos de la gama Galaxy vendidos alrededor del mundo y exitosas cifras detrás del Galaxy S II, parece ser que la empresa tiene la inercia necesaria para entrar a una nueva etapa dentro del futuro cercano.

¿Será que el próximo equipo ícono es el nuevo Galaxy? Tendremos que esperar varias semanas más para saberlo, pero me temo que tendrá que pasar un buen tiempo más antes de llegar a ese punto.

LinkInsight: Samsung: "fast executioner" seeks killer design (Reuters)

powered byDisqus