Thorsten Heins, CEO de Research In Motion: "No dejaremos de lado los teclados físicos"

El CEO de RIM también aseguró que no saldrán del mercado de consumidores, que habrá localizaciones por país de BB10 y que trata cada día de blindar a su equipo contra las críticas.

El CEO de Research In Motion confirmó en rueda de prensa que uno de los sellos que marcaron el formato de los equipos BlackBerry hasta ahora no desaparecerá con la llegada del nuevo sistema operativo.

"Queremos que la experiencia del teclado sea clave en nuestro BB10. Seguiremos con los teclados físicos, pues tenemos el mejor teclado físico del planeta. Hay mucha gente que ama usarlo y no los dejaremos de lado", aseguró Heins.

El ejecutivo además hizo un mea culpa respecto a los anteriores intentos de llevar la experiencia del teclado físico al teclado basado en pantalla táctil. "Quizás fuimos demasiado creativos", aseguró.

Otra de las cosas que se aseguró de remarcar Thorsten Heins fue su postura frente al mercado de consumidores, y los rumores que hablaban de que lo dejarían de lado. "Eso es totalmente falso. El área de consumidores es realmente importante", y basado en lo mismo es que están tomando decisiones estratégicas para poder llegar a ellos con un buen producto y un mensaje claro para comunicarlos.

"Antes nuestro mensaje no estaba bien enfocado. No quisiera decir que estaba fragmentado", agregó.

Para este fin, la decisión de reformular el departamento de márketing de la empresa es esencial, por lo que se anunció la contratación de dos ejecutivos relevantes de gran experiencia en este campo para liderar este proceso.

BB10 y el futuro, un cambio para ser mejores

No cabe duda que lo que viene en el futuro de RIM implicará modificaciones no menores en el concepto que la propia compañía tiene respecto de si misma y de sus clientes. Eso es algo que el propio CEO reconoce y asegura que los primeros cambios ya están trabajandose al interior de la compañía.

"La compañía tenía algo de grasa en las caderas", refiriéndose a lo grande que resultaba como organización. "Nunca se escaló nada, siempre se tomaron decisiones en conjunto y eso hacía pesada a la empresa. Teníamos que convertirla en una máquina de matar ágil y liviana", enfatizó.

"Tenemos una estructura demasiado grande y compleja en la empresa, pero estamos trabajando para simplificarla", concluyó.

Y luego de eso vendría el cambio de plataforma. Tras 15 años desarrollando un mismo sistema operativo, hoy se está tomando un curso totalmente distinto de cara a implementar una solución distinta que posicione a la canadiense en una nueva era regida por la computación móvil.

"Partir de cero no fue fácil, pero nuestra base era limitada y ninguna de las compañías que ofrecen software libre nos entregó la confianza suficiente. Por eso mismo decidimos crear una nueva plataforma propia para los próximos 10 años", comentó Heins.

Para esto tomaron como base QNX, una plataforma multithread que dista mucho de ser nueva, pero resulta ser bastante sólida. QNX está siendo usado con éxito en la industria automotríz, en electrónica y en una serie de otras implementaciones propietarias de sistemas operativos que manejan desde centrales nucleares hasta routers.

"En su momento consideramos que esta era una misión imposible, y lo hicimos posible. Mucha gente dejó de lado a sus familias y amigos para trabajar en este desarrollo, y estoy muy orgulloso de ellos", enfatizó.

QNX ofrece permitir que las aplicaciones funcionen en tiempo real todo el tiempo, lo que permite que estén siempre disponibles y actualizadas sin necesidad de salir de una para poder acceder a la otra. La idea detrás de la interfaz a implementar pone esta función a disposición del usuario en todo momento.

Y para trabajar en estas implementaciones es que se terminó entregando un móvil de desarrollo que junta características similares a la de una PlayBook, pero en un formato pequeño y conveniente.

"Ese equipo no tiene BB10, sino una versión de PlayBook OS que soporta los frameworks de aplicaciones que usará 10. Este prototipo esta destinado para la creación de aplicaciones en la previa del lanzamiento de este sistema operativo", aseguró.

El equipo se entregó sin el slot para SIM Card, y su software no considera la aplicación de teléfono... Así que no sirve para ese fin.

Sobre fechas de lanzamiento, Heins no aventuró ninguna en particular, remitiéndose a decir que durante la segunda mitad del año despacharán equipos con BB10. "La calidad importa, y quiero que esta experiencia sea perfecta. Lo que les mostré ayer no es todo BB10, hay mucho más por venir", concluyó.

"Todavía estamos luchando por que mucha gente salte de un feature phone a un smartphone"

El futuro del actual sistema operativo de BlackBerry -- tal como lo que comentamos ayer -- está condicionado por este cambio radical en la estrategia operativa de la compañía canadiense, por lo que no existirá retrocompatibilidad entre ambos sistemas, al menos en una primera etapa.

"No tendremos cambio entre BB7 y BB10. El portafolio BB7 se convertirá en nuestro modelo de entrada", aseguró el CEO confirmando que estos equipos seguirán siendo muy importantes dentro del periodo de transición, para luego pasar a ser el segmento de entrada de BlackBerry, manteniéndolo durante algún tiempo más con actualizaciones pertinentes.

"No cerraremos el grupo de desarrollo de BB7. Tenemos algunos cientos de personas que continuarán desarrollándolo, pues estamos totalmente convencidos en crear nuevos modelos con 7. BB7 es fuerte, pero BB10 será una plataforma de Mobile Computing", dijo Heins.

Basado en lo mismo, tras la llegada de BB10, la empresa verá qué tal resulta su jugada a nivel interno con sus propios aparatos. Dependiendo de aquello, podrían llegar a tomar la decisión de licenciar servicios y software a otros fabricantes. "No hay una decisión respecto a licenciar", aseguró el CEO.

Blindar a los empleados, una tarea difícil

Las historias que auguran el fin de RIM y su desaparición a manos de los malos resultados en ventas en comparación con los rivales bajó la moral del equipo que trabaja en el desarrollo de productos de la canadiense. Este también es un tema que está siendo atacado al interior de la empresa.

"Tengo empleados trabajando día y noche para lograr que las cosas se hagan. Estamos en una gran lucha por ser exitosos. Luego surgen estas historias que afectan a nuestros empleados, y su familia y amigos les preguntan sobre lo que pasa con la empresa", dijo el CEO.

"La moral en RIM está aumentando mucho día a día, 16.000 personas alrededor del mundo ya tienen claro lo que estaremos haciendo, y eso ha ido aumentando incluso su compromiso. A todos nos mueve el objetivo final. Me preocupo cada día de lograr que mis muchachos estén blindados sobre esto", concluyó.

powered byDisqus