Lava XOLO X900, el primer smartphone con plataforma Intel Medfield [W Labs Express]

Tuvimos en nuestras manos el primer smartphone con plataforma interna Intel Medfield, mostrándonos sus gracias y sorprendiéndonos gratamente por su rendimiento.

Hace algunos meses Intel presentó su plataforma interna Medfield para teléfonos móviles, la cual apareció de la mano del fabricante Lava International con el XOLO X900, introduciéndose el chip Intel Atom como procesador central del smartphone (x86), confirmándose como real alternativa para las soluciones basadas en ARM, actuales dominantes absolutas del mercado.

¿Qué tal el rendimiento? ¿Y la experiencia de uso? De primera mano pudimos probar el XOLO X900 con CPU Atom Z2460 corriendo a 1.6GHz, primer teléfono con Medfield de la historia y el que pudimos ver en gloria y majestad durante el evento IDF2012 Brasil, antes que nos lo quitaran de las manos nos pidieran amablemente que detuviésemos las pruebas.

Pero ya estaba todo listo y es por eso que les traemos este W Labs, algo ligero producto de las ya mencionadas limitaciones de tiempo en un evento repleto de gente y con políticas austeras de la empresa -Intel-, pero en donde tenemos casi todo lo que nos interesa.

Diseño

Partimos con el aspecto estético, el cual curiosamente se asemeja mucho al iPhone de Apple por los marcos plateados y cuerpo negro, junto con compartir la forma angular de los bordes, pese a que este equipo cuenta con pantalla de cuatro pulgadas. No tiene las mejores terminaciones ni un trabajo pulido en términos de diseño, sin embargo, no decepciona, y el chasis se muestra muy firme, no dando la impresión de tener en las manos un equipo plástico.

Lo tomamos y nos damos cuenta del primer aspecto positivo: el peso. Es muy liviano en comparación a dispositivos de incluso menor tamaño, lo que unido al tamaño de cuatro pulgadas que no es ni muy grande ni muy pequeño, hacen del XOLO un aparato muy cómodo de llevar en el bolsillo y manipular rápidamente.

El tamaño lo pudimos comparar con un Nokia Lumia 710, siendo ligeramente más grande:

Además de este modelo, estaba junto a él otro casi idéntico pero destinado para el mercado europeo bajo la operadora Orange, cambiando el diseño en alguno detalles casi imperceptibles, como el marco de la cámara que para Europa será gris:

Experiencia de uso

Una de nuestras grandes dudas sobre la plataforma Medfield era el rendimiento que pudiese tener moviendo el sistema operativo Android, utilizado en absoluta medida bajo procesadores ARM y que ahora corre sobre x86, la misma arquitectura utilizada en PCs tradicionales como notebooks o netbooks.

Pero la implementación de Intel para el chip Atom nos despeja todas las inquietudes cuando usamos el equipo, el que anda muy fluido y no tiene problemas para realizar ninguna tarea sobre el sistema operativo Android 2.3 Gingerbread.

Lo primero fue echar a andar la navegación web y algunas aplicaciones, en donde no percibimos ninguna diferencia en tiempos de respuesta cuando comparamos a teléfonos de gama alta como el Samsung Galaxy S II o Galaxy Nexus.

Una de las cosas interesantes que pudimos poner a prueba fue la conexión a un monitor externo vía HDMI, extendiendo la imagen del panel en el smartphone hacia un monitor externo. La transición se hace fluida como el viento: se conecta el cable y a los dos segundos ya tenemos imagen duplicada, misma espera cuando retiramos el HDMI y volvemos a modo normal, lo que se hace en un suspiro.

Pero ya que estábamos conectados a un monitor externo, no nos quedamos en la navegación web o la ejecución de aplicaciones simples, por lo que fuimos directo al juego más hardcore que encontramos instalado en el equipo: Asphalt 6 Adrenaline. El arranque, carga y fluidez nos sorprendieron gratamente, con un rendimiento excepcional que jamás se nos colgó ni presentó transiciones lentas de imagen, corriendo tan rápido como en el mejor de los móviles disponibles en el mercado, incluso cuando teníamos funcionando tanto la pantalla del smartphone como la externa al unísono.

Durante el uso el teléfono se calienta en la parte inferior de la pantalla cerca de los botones físicos, es decir, de la mitad para abajo, sin alcanzar temperaturas que hagan incómodo su uso, sin embargo, el calor es notorio y puede ser un aspecto negativo si consideramos que la mayor parte del tiempo justamente ésa es el área desde donde se toma el móvil con la mano, lo que sumado a un clima caluroso, podría ser molesto para el usuario.

Cámara

El XOLO X900 tiene una cámara trasera de 8 megapixeles, la que tiene tiempos de disparo bastante rápidos y nos permitió tomar imágenes en ráfagas de 10 fotos en un segundo, a una resolución de 3264 x 2448 pixeles.

¿Qué tal la calidad? Esto conseguimos en el espacio cerrado donde estábamos:

Rendimiento

Ya que nos habíamos puesto agresivos con poner a prueba el rendimiento de Medfield en un monitor externo, dimos el paso siguiente e instalamos benchmarks para ver los resultados sintéticos que nos entregaba, por lo que desconectamos el cable HDMI e instalamos dos pruebas esenciales para ver qué tal anda la plataforma: Quadrant Standart y Vellamo.

Primero en Vellamo, que pone a prueba el procesamiento central a través de render multimedia, el uso de JavaScript, la rapidez de la conectividad y la experiencia de uso en general, obtuvimos un puntaje de 1281 puntos, lo que según la tabla comparativa ubica al XOLO X900 con procesador Atom de un núcleo por sobre el Samsung Galaxy Nexus doble núcleo, el Galaxy Note, Galaxy S II, Motorola Xoom y muchos otros dispositivos. De hecho, siendo más claros, Medfield obtuvo el quinto lugar, siendo superado únicamente por procesadores de cuatro núcleos como el visto en el ASUS Transformer Primer y HTC One X (Tegra 3 quad-core), lo que revela el increíble poder de cómputo que entrega Medfield en un único núcleo.

Ahora vamos con Quadrant Standart, donde anotamos 3461 puntos y nos ubicamos bajo el HTC One X, que anota cerca de 4500 puntos, pero sobrepasamos por un buen margen a todo lo que sea Samsung Galaxy de dos núcleos:

Conclusión

Sin duda Medfield nos demostró que pese a tener un sólo núcleo y ser de arquitectura x86, se posiciona con valentía frente a sus competidores ARM para sacarle ventaja en rendimiento a dichas soluciones doble núcleo, siendo superado únicamente por plataformas de última generación como NVIDIA Tegra 3 de cuatro núcleos.

Esto lo pudimos comprobar no sólo en las pruebas sintéticas que miden rendimiento bruto, sino que además en la experiencia de uso, donde no tuvimos problemas para realizar ninguna tarea y de hecho, nos sorprendimos de lo bien que andaba incluso bajo aplicaciones 3D exigentes y desplegadas en un monitor externo.

Con Medfield, Intel hace su entrada triunfal al mundo de los teléfonos móviles y nosotros esperamos que muy pronto más fabricantes lo implementen en sus creaciones, siendo este XOLO X900 el primero de una generación que dará que hablar y sin duda causará temor entre los ejecutivos de ARM y sus socios, por lo que esperamos que esta oferta se concrete en el mercado y comience la guerra de las plataformas para móviles, la que según lo que muestra Intel, será muy reñida.

powered byDisqus