Cámara de los Lords sugiere liberar espectro para móviles sacando la TV del aire

La idea es que los canales de televisión se reconviertan y transmitan vía internet para mejorar las conexiones móviles. Algo totalmente factible, pero que obligaría a una reconstrucción del modelo televisivo desde sus bases.

Suena como una disrupción realmente revolucionaria, pero la verdad es que hace mucho sentido. La Cámara de los Lords ha dicho que quiere sacar del aire a la televisión en todas sus formas del Reino Unido, todo para privilegiar que el espacio usado por las transmisiones vía aire de TV sean canalizadas a través de internet, llevándonos a la imposición de IPTV como el estándar que permita acceder a reality shows y telenovelas aquellos contenidos de calidad que nos encanta consumir frente a la pantalla.

Todo esto tiene una finalidad que resulta más que interesante: Permitir que el espectro usado por las transmisiones de televisión pueda ser reconvertido para entregar más espacio a las conexiones móviles y mejorar su calidad exponencialmente.

"Quizás la gente se sienta cansada, pero el cambio de análogo a digital quizás no sea todo el viaje (...) Ahora estamos descubriendo que podemos pasar de digital a Internet", aseguró Richard Inglewood, Lord a cargo de la comisión que investiga esta posibilidad.

Para esto, claro, existen distintos problemas que conspiran contra un pronto paso de la teoría a la realidad. Primero, la calidad de conexión a internet en el Reino Unido no es la mejor, dejando a más del 14% de sus hogares con menos de 2 Mbps, que todavía no es un mínimo aceptable para acceder a transmisiones de internet en tiempo real con calidad comparable a la de la televisión.

Las proyecciones del gobierno británico aseguran que recién en 2015 esta cifra estará superada, llevando a todos sus habitantes a velocidades que permiten recibir transmisiones aceptables en 2015. Para esa época, se espera que un 90% ya tenga -- al menos -- 24 Mbps.

Otro punto a tener en cuenta es el costo que tendría el acceso a internet. Reino Unido no se caracteriza por ser un lugar barato para vivir, y el costo de servicios como internet no deja de ser importante barrera de entrada para muchos usuarios todavía abajo de la ola de adopción tecnológica, así como para gran cantidad de inmigrantes y población flotante que no puede acceder a estos servicios de mutuo propio.

La solución no ha sido propuesta oficialmente, pero los Lords creen que podría ir de la mano de convertir el acceso a conexiones de banda ancha en un derecho universal asegurado por el Estado, lo que aseguraría un estándar mínimo y obligación de factibilidad técnica para quien requiera conexión, lo que no pasará hasta que el proceso comience y canales como BBC o ITV sean transmitidos vía web.

La gran crítica que surgió tras este estudio es que el Gobierno no tiene ningún tipo de estrategia que ataque directamente el acceso a internet de la población británica, lo que ha provocado que las redes vayan creciendo según demanda a criterio de los operadores y sin ningún tipo de política que asegure su sustentabilidad en el tiempo.

Uno de los operadores que está desplegando más rápidamente sus nuevas redes de fibra es BT, que ya tiene 11 millones de suscriptores cubiertos con esta solución. La crítica a ellos se desprende de la instalación de soluciones FTTC -- fibra hasta un gabinete -- en vez de FTTH -- Fibra hasta la casa -- lo que sigue dejándola vulnerable a toda clase de problemas relacionados con el clima y el uso de redes de cobre.

¿Cómo será la televisión fuera de las ondas y sólo a través de internet? Una pista comienzan a darla los servicios on-demand que hemos visto desarrollarse como iniciativas particulares, usualmente asociadas a contenidos de pago. Gran cantidad de canales de cable tienen gran parte de sus contenidos disponibles para tablets y smartphones a través de aplicaciones móviles, realizando acuerdos de acceso con cableoperadores, lo que asegura que quienes puedan disfrutar de su oferta programática sean clientes y ya estén pagando por ver lo que transmiten.

Otras opciones como Netflix también son parte de un modelo que sigue al alza, y que perfectamente podría propiciarse de la mano de el desarrollo de conexiones 4G a una escala algo más masiva de lo que actualmente hemos podido apreciar. Sin embargo, hará falta mucho más espectro -- y mucho más que voluntad gubernamental -- si se pretende propiciar un cambio en el que toda la industria está involucrada de una u otra forma.

Imagínalo: El consumo de contenidos en TV es muy distinto al que podríamos tener a través de internet, y podría resultar difícil de asimilar en un primer momento debido a los actuales estándares televisivos a los que estamos habituados. Sin embargo, a la larga esto entregaría un marco totalmente distinto que obliga a idear la creación, monetización y distribución de contenidos de formas radicalmente distintas a lo de hoy en día.

¿Qué podría hacerse con todo este nuevo espectro? Dado que la TV va por frecuencias bajas, esto ayudaría a dotar de conexión móvil de mejor calidad y estabilidad a comunidades rurales, así como a grandes ciudades que tienen severos problemas de cobertura por utilizar frecuencias demasiado altas.

Inglaterra dentro de poco subastará las frecuencias que serán usadas para 4G, y aunque es altamente improbable que este cambio suceda en un corto plazo, comprueba que la problemática del espectro está siendo abordada y proyectada para ser solucionada a futuro, incluso si eso implica que todo lo que está alrededor de industrias tan disímiles como la TV y la generación de contenidos móviles tenga que converger de manera forzosa, propiciando además el replanteamiento de la forma en que los operadores piensan el despliegue de sus redes fijas para acompañar este nuevo modelo.

¿Quién dijo que los políticos no sirven para nada?

Link: TV should switch to internet, peers suggest (The Guardian)

powered byDisqus