¿Estamos llegando a un límite en el desarrollo de chips para móviles?

Lo mejor para aumentar rendimiento y eficiencia energética es reducir el tamaño de los chips. ¿Pero hasta qué punto se podrá lograr? ¿Hasta que desaparezcan?

Día tras día, vemos cómo los diseñadores de plataformas internas de hardware sacan modelos más rápidos, con más núcleos y menor consumo energético que sus antecesores. ¿Cómo lo logran? Reduciendo los procesos de manufactura, es decir, poniendo mayor cantidad de transistores en menos espacio, lo que nos lleva hacia los conocidos nanómetros (nm), es decir, el tamaño bajo en que se hacen las líneas y tubos de un microprocesador.

A menor cantidad de nm con los que se hace, más transistores se pueden incluir y mejor es el rendimiento y eficiencia energética, algo que compañías como Qualcomm, NVIDIA o TI saben a la perfección, por lo que se esfuerzan en adoptar las más nuevas tecnologías de ARM, compañía que da los estándares para chips basados en microarquitectura ARM.

Así, las nuevas generaciones dictadas por ARM cada vez requieren de procesos a menor tamaño, algo que según advierten analistas e ingenieros, podría llegar a un límite muy pronto. Y es que como dijimos, lo óptimo es reducir el tamaño, pero la pregunta es: ¿hasta qué punto se puede hacer de manera práctica?

Los métodos actuales con los que se "esculpen", "tallan" o dibujan los diseños de un microprocesador en el silicio real, requieren de litografía basada en luz para imprimir los patrones en el material, sin embargo, incluso bajo este procedimiento se está llegando a un límite donde no se podrán hacer chips a nm muy bajos, por lo que se debe recurrir a otros procesos basados en litografía de luz ultravioleta extrema (EUV) que permiten definir mejor detalle.

El problema de esa tecnología es que es muy costosa, y se vislumbra que recién el año 2014 se podría adoptar en forma masiva para fabricar gran número de chips, los que de todas maneras tendrán un valor alto. Así, se advierte que quizás vivamos un período difícil de aquí a 2014 o 2015, estancándose un poco el desarrollo en torno a mejorías en rendimiento y eficiencia energética, o bien mitigándose a través de una transición hacia mejores productos a una velocidad más lenta que la actual.

Este mismo problema lo están viviendo las empresas asociadas a la manufactura de CPUs para computadoras tradicionales, ya que hace tiempo AMD está investigando procesos para fabricar chips con EUV, con Intel también invirtiendo importante sumas de dinero para aquello, en busca de llevar dichos métodos a la fabricación de procesadores destinados para su uso en PCs.

Link: Smartphones Challenge Chip Limits (Wall Street Journal)

powered byDisqus