BBJam: Así es el nuevo BlackBerry Dev Alpha B

Este es el aparato que a contar de hoy comenzó a distribuirse a desarrolladores asistentes a BlackBerry Jam Americas.

Cuando los canadienses de RIM anunciaron en el BlackBerry World realizado a comienzos de Mayo que los desarrolladores tendrían un equipo real para poder probar su trabajo en BB10, hubo un dejo de emoción en la escena dev que soporta esta comunidad. Son muchos los que veían que este momento nunca llegaba, y perdían las esperanzas de ver en acción pronto a un sistema operativo del que sólo habíamos tenido promesas, y que -- por fin -- comenzaba a materializarse en algo más concreto.

5000 unidades de ese primer modelo fueron entregadas a desarrolladores de todo el mundo, pero al parecer los cálculos sacados por Thorsten y sus muchachos no fueron tan optimistas, lo que obligó a fabricar nuevas unidades... Eso sí, ligeramente distintas a la original.

Durante este BlackBerry Jam Americas -- el evento más importante del segundo semestre para los de Waterloo -- se comenzó a repartir un nuevo modelo de equipo de desarrollo denominado el Dev Alpha B. Un aparato cuyo look tiene líneas más rectas que el anterior, pero que comparte prácticamente los mismos componentes internos que su antecesor.

El nuevo Dev Alpha B incorpora una versión incompleta -- pero bastante cercana a la final  -- de BlackBerry 10 y el hardware que veremos en enero, y que ya revisamos en videos anteriores: La nueva pantalla de inicio, la grilla de aplicaciones, los cuadros activos, el BlackBerry Hub (ese buzón de entrada unificado que conoces si eres usuario), y gran cantidad de otras cosas que lo aproximan definitivamente a una mejor experiencia.

En dos palabras: Es usable.

Aquellos que tengan el Dev Alpha original ya han podido actualizar a esta misma versión de software, la que cierra la brecha entre ambas generaciones de aparatos para desarrollo.

El L-Series incógnito -- se ve la estructura curva bajo su cobertura al sacar la tapa de la batería -- posó para nuestra cámara. Dale una mirada.

powered byDisqus