Qualcomm Snapdragon: ¿El nuevo gran líder de las plataformas internas para móviles?

¿Por qué todos los fabricantes parecen estar optando por plataformas internas Snapdragon S4 para mover sus equipos? ¿Qué hizo bien Qualcomm?

¿Qué tienen en común los recientemente lanzados Nokia Lumia 920, Lumia 820, Motorola Droid RAZR HD, RAZR Maxx HD y RAZR M? Que todos utilizan en sus entrañas la plataforma interna de hardware Qualcomm Snapdragon S4 en alguna de sus variantes. Y no son los primeros en hacerlo, pues HTC también tiene una fijación con este producto, y según hemos visto durante las últimas semanas, parece haber una marcada predilección hacia el uso de esta clase de chips, por ejemplo, con LG prometiendo más teléfonos y Sony ya lanzando algunos Xperia con S4.

¿Por qué? Veamos.

Primero, convengamos.

ARM es la compañía que diseña las bases de los chips que dan vida al interior de los teléfonos móviles, dictando las pautas que marcan generaciones de procesadores centrales y gráficos. Un paso más tarde, después llegan algunas empresas como NVIDIA, TI, Samsung y Qualcomm, quienes modifican según sus necesidades el diseño de ARM y sacan productos nuevos, como Tegra 3, que tiene un claro enfoque hacia el desempeño gráfico.

Volviendo a lo de las generaciones, actualmente hay dos diseños de procesadores centrales (CPU) ARM que están vigentes en el mercado: Cortex-A9 y Cortex-A15. Explicar las ventajas de uno sobre otro está de más, pues sólo debemos entender que el salto desde A9 hacia A15 es enorme, tanto así, que una CPU doble núcleo A15 rinde tanto como una de cuatro núcleos A9. Y ni hablar de gráficos, pues el uso de Cortex-A15 permite el uso de chips gráficos ARM Mali T-604 y T-658, modelos con dos y un año de antigüedad respectivamente, y que son simplemente superlativos en rendimiento.

También está de más preguntarnos por qué la industria tecnológica ha demorado tanto en adoptar estas nuevas tecnologías, siendo que además la especificación de Cortex-A15 está hecha hace dos años atrás. Pero la gran mayoría de las empresas basaron sus teléfonos móviles en Cortex-A9 de generación pasada, por ejemplo, Samsung y su Galaxy S III que tiene un procesador Exynos 4 Quad de cuatro núcleos, pero es Cortex-A9 de generación pasada.

¿Qué tiene que ver con el éxito actual de Qualcomm?

Hace diez meses atrás, Qualcomm hizo un anuncio que muy pocos tomaron en cuenta o le dieron la importancia que merecía: el lanzamiento de la plataforma interna de hardware Snapdragon S4. ¿La novedad? Fueron los primeros que (al fin) basaron el diseño de su CPU en ARM Cortex-A15, mientras que TI, NVIDIA y Samsung seguían la senda de A9.

Obviamente, adelantarse al resto en este sentido produjo que la línea Snapdragon S4 mostrara un desempeño sin rival, porque claro, está hecha con bases de próxima generación. Y Qualcomm se entusiasmó tanto, que sacaron al aire una línea siguiente --y mejor--: los S4 Pro. Y fueron más allá con el reciente lanzamiento de los tope de línea S4 Prime, coronándose definitivamente como el mejor de todos los chips ARM.

Aparecieron entonces modelos de cuatro núcleos, que al estar basados en ARM Cortex-A15, le sacan gran ventaja a otras soluciones quad-core hechas sobre A9, como todo lo que hemos visto hasta ahora. Son tan buenos que incluso sirven para mover tabletas y notebooks, algo que hace cinco años atrás era un sueño para la gente de ARM.

Así, ahora en Qualcomm están de fiesta, pues el haberse adelantado una generación completa respecto a su competencia, consiguieron una serie de productos --Serie Snapdragon S4-- que tal como se ha visto con los recientes lanzamientos de Nokia y Motorola, es de la preferencia de todo quien ahora esté pensando en sacar un móvil nuevo al mercado, con HTC seguramente siguiendo estos pasos el 19 de septiembre venidero, cuando muestren lo último de su catálogo, que probablemente usará Snapdragon S4.

powered byDisqus