Apple reduciría la producción de iPhone 5 en 2013

Apple es Apple, así que no hay nada de qué preocuparse... ¿O sí?

¿Acaso los Mayas tenían razón? Apple estaría tentada por las circunstancias a recortar la producción del iPhone 5 para 2013. En principio a los fanboys esto puede hacerles mucho sentido porque, ¡claro!, seguro viene el iPhone 5S, pero la realidad según algunos analistas es bastante menos brillante para la compañía de la manzana.

¿Un momento difícil? Claro, como en todas las empresas, unas son de cal y otras son de arena. En este preciso instante Apple sería un tanto diferente a la imagen que nos ha hecho tener como empresa de prosperidad invulnerable. Nada para alarmarnos a no ser que seamos parte del grupo de inversores que ha decidido ser más cauteloso a la hora de poner su dinero en la causa de Cupertino, debido a las repetidas caídas de Apple en Wall Street, habiendo llegado a rozar los 500 dólares por acción, casi menos de la mitad de lo previsto en sus objetivos para final de 2012.

Pero, ¿qué es lo que se está haciendo mal desde Apple? En principio, un bajón en la producción de componentes del iPhone 5 estaría "saboteando" la posibilidad de vender entre 35 y 40 millones de unidades, que era lo esperado, para conformarse con unos 25 a 30 millones de unidades. Además, China no está siendo tan receptiva con esta edición del móvil como lo fue con su antecesor, el iPhone 4S.

Ahora bien, digamos que en un ejercicio de honestidad, alma de geek aparte, esto es comprensible: el iPhone 5 es casi un despropósito si se tiene en cuenta qué tan diferente es al anterior. No hay una razón verdadera para que los propietarios de 4S lo reemplacen por el nuevo y esa clase de "peculiaridades" se pagan con resultados... como las venidas abajo en la bolsa.

Aun así, el iPhone 5 no es el único que le está dando dolores de cabeza a papá. El iPad Mini se está convirtiendo en el hijo menor y más molestoso de esta familia, pues mucha gente estaría decantándose por él al momento de la compra, echando por tierra los números que avalaban al iPad de toda la vida que, a la hora de sacar cuentas, daba mucho más beneficios que el benjamín de la casa.

El hecho es que Apple le ha dicho adiós a la primera quincena de diciembre con una nueva caída en sus acciones, al descender 3,76% el viernes y quedar a menos de 509 dólares por acción, el bajón más serio de la compañía desde febrero de este año. Es el precio por acción de una compañía que no sorprende versus la Apple que ha seducido al mundo por años, cuya proyección por acción rozaba los mil dólares para cerrar 2012.

¿Será Apple otra RIM u otra Nokia? No. De momento la situación tiene más implicaciones psicológicas que reales. Apple tiene dinero y lo seguirá teniendo. Tiene proyectos nuevos y tiene gente contenta y enamorada de sus productos. No obstante, toda empresa quiere triunfar sostenidamente, sin estos tropezones.

De esta manera, el estrés se instala en Cupertino con una estrategia repetitiva y poco gratificante: peleas interminables por patentes que derivan en un desgaste financiero y de credibilidad para los inversionistas, lanzamientos de equipos con cambios sutiles frente a sus predecesores que dejan indiferentes a los usuarios, rivales que se abren paso encantando a la gente con sus desarrollos y, sobre todo, uno y otro pisotón a los ideales de Steve Jobs que le valieron la gloria a Apple: Que no agrandaran el iPhone, que no achicaran la iPad, que no se anunciaran en la tele... Haberle hecho caso a Steve...

Link: Analyst lowers iPhone, iPad 2013 sales estimates; Apple shares fall. (LA Times)

powered byDisqus