5 teléfonos que no deberías comprar de segunda mano

¿Estás pensando en comprar algún teléfono usado? Quizás quieras ver esta lista para que tengas una idea de lo que no debes comprar.

Hay aparatos que marcan época para bien o para mal, y que terminan en la retina de muchas personas que no pueden comprar un smartphone de primera linea al momento en que aparecen. Así, juntan dinero y cuando ven una oportunidad de conseguir un teléfono de prestaciones avanzadas a un precio decente, van y lo compran sin pensarlo mucho. "Ah, en tal o cual feria le dieron un premio por lo bueno que era" o "Leí el review y dijeron que era bueno".

Pero entre ese review y su compra pudo haber pasado, fácil, un año. Por lo mismo, hoy queremos contarte de algunos que podrías estar mirando con deseo ahora mismo, pero que en verdad sólo deberían provocarte correr lejos de ellos.

Nokia N9

Es uno de mis teléfonos favoritos de todos los tiempos, y es importante por gran cantidad de motivos dentro de la historia de la finlandesa... Claro, porque fue el que puso fin a la Serie N de Nokia, quizás una de las sagas más exitosas y ambiciosas que la industria móvil ha visto. Además resultó ser una apuesta valiente, pues iniciaba un promisorio nuevo camino en el diseño de los equipos de la compañía al usar policarbonato tallado para su construcción, y además será recordado por ser el primero de los N-Series sin Symbian. Claro, esta joyita usa un sistema operativo móvil llamado MeeGo que resulta ser el sueño de cualquier entusiasta del software libre.

De todo eso sólo quedó el diseño, el que fue reciclado para ser usado en el Lumia 800 y -- su hermano con gigantismo -- el Lumia 900. No hay nada más molesto que andar con un N9 y que te pregunten qué tal funciona tu Lumia.

Además, el sistema operativo de esta cosa fue asesinado justo antes del lanzamiento del N9, el que sus creadores denominaron como "El Mejor teléfono del Mundo". Sí, la idea era genial, y hasta hoy muchos todavía lo siguen usando sin problemas. Sin embargo, Nokia ya le quitó el soporte dejándole varios problemas de lag, estabilidad y consumo de energía al teléfono; y, bueno, no hay muchas aplicaciones para sacarle partido a ese gran hardware.

Si lo quieres para experimentar con él, para instalarle Android o para tener en tu colección de teléfonos al penúltimo unicornio de la vieja Nokia antes de Elop -- el último también está más abajo en la lista -- entonces ve por uno. Si lo que quieres es un teléfono para usar confiablemente día a día, entonces mira para otro lado... Este no es un teléfono que debas comprar.

 

Nokia 808 PureView

Si este teléfono fuera un personaje de películas, sería el jorobado de Notre-Dame. Un aparato cuya belleza interior fue lo que nos convenció al final de la película de aceptarle, y así sacarle provecho a su brutal cámara de 41 megapixeles a pesar de su apariencia.

Peeeeero no.

El 808 PureView es terminal que tuvo tanto tiempo previo de desarrollo, que terminó siendo un smartphone para un mercado que ya no existe, y que recuerda que hace algunos años una sola característica servía para destacar y ser un éxito.

Este no es un teléfono. Es el sueño húmedo de los encargados del área de imagen de Nokia, encarnado en un equipo Symbian. Sí, ese mismo sistema operativo que la propia compañía ha puesto en la UCI esperando que pierda relevancia en mercado y luego justificar su desconexión y muerte. Ante tal destino cruel, quizás sea tiempo de evitarle un sufrimiento innecesario al primer PureView y permitirle ir a ese gran lugar donde los teléfonos de gama alta incomprendidos y poco útiles va a descansar.

Como aparato de comunicaciones es olvidable. Como cámara, muy sorprendente... Pero eso por sí solo no es suficiente, y con ese dinero que gastarías puedes conseguir un teléfono gama media, una cámara más que decente, y quizás te quede algo de dinero como para pagarte un pasaje a algún lugar bonito que te permita usarla.

 

LG Optimus 3D

Los sitios de subastas están llenos de estos aparatos hoy en día, y resulta llamativo ver que por un precio bastante económico puedes llevarte un teléfono con cámara 3D y pantalla que no requiere lentes para ver el efecto. Sí, eso es genial, y es un gran compañero cuando tienes chicas curvilíneas a las cuales tomarles fotos, luego mostrárselas y -- claro -- conservarlas para presumir.

Sin embargo, si no tienes una tele 3D o un monitor con esta característica para sacarle partido a este aparato, esta será una compra vacía y sin sentido, que a la larga -- cuando termine de ser novedoso el efecto -- te recordará de forma brutal que tienes en la mano un teléfono mediocre, enorme, pesado, con poca autonomía y que con toda seguridad estará atrapado para siempre en la última versión de software que actualmente tiene.

Además, la falta de contenido útil en 3D para móviles es molesta. Bueno, existe una falta de material 3D para televisores también, y últimamente muchos de ellos permiten transformar videos y fotos normales en 3D, por lo que la utilidad de esta característica es muy relativa. Por ese dinero podrías conseguirte un mejor móvil con características menos inservibles para el usuario común.

Por último, su reventa es muy difícil, pues estarás compitiendo en precio y stock con múltiples usuarios que están tan decepcionados como lo estarás al momento de venderlo, por lo que su precio baja y baja cada mes. Será un teléfono eterno, a menos que hayas convencido a algún incauto amigo tuyo de comprártelo por su llamativo efecto... Esa será tu mejor opción, pero te sentirás mal al respecto.

 

BlackBerry Bold 9900

NO, NO Y NO. Mira, las BlackBerry de gama alta no son muy económicas que digamos, y la Bold 9900 es el epítome de la evolución que las moras de bolsillo han logrado en el último tiempo. Construida en aluminio, cristal y fibra de carbono que le dan un look muy premium, y un teclado físico que realmente convence a cualquiera de abandonar las pantallas táctiles e ir de vuelta al QWERTY sólido, este pequeño aparato presentado en 2011 sigue siendo el mejor BlackBerry que puedes comprar hoy en día, con la notable excepción del P'9981.

Y sería una gran alternativa si no fuera por un pequeño detalle... BlackBerry 10.

Sí, el nuevo sistema operativo que los teléfonos canadienses llevarán a contar del 30 de enero será un remezón mayúsculo al interior del ecosistema que RIM ha logrado sostener en los últimos años. Y hoy es un momento crítico para esta empresa, que está a punto de dejar atrás a todos sus clientes, forzándoles a actualizar a nuevos aparatos que serán totalmente incompatibles con todos los actuales Curve, Bold, Pearl, y cualquier otro BlackBerry lanzado con anterioridad.

Esto dejará a tu flamante 9900 convertida en un gama media o un equipo de entrada en menos de un mes, pues eso serán dentro de poco los aparatos basados en BlackBerry OS 7 como la Bold. Y estoy seguro que no quieres que tu inversión se desvalorice así de rápido, ¿cierto?

Si todavía la quieres, bueno... Espera a que se lancen localmente los nuevos aparatos, y luego siéntate a ver cómo caen los precios. Quizás logres alguna ganga por ahí, pero ahora mismo no compres una.

 

Sony Ericsson Xperia Play

Era un gran concepto, y nos hizo sentir a los que compramos un N-Gage que el tiempo nos daba la razón finalmente. Un teléfono inteligente con prestaciones ideales para jugar, una botonera ad-hoc y la promesa de un catálogo de juegos que permitiría sacarle mucho partido a este dispositivo. Todo esto sin necesidad de SideTalking.

Me quedo con esa palabra... Promesa. Una promesa incumplida a muchos niveles.

Finalmente tuvo tan pocos juegos exclusivos, que no valía la pena siquiera molestarse en comprarlo. Ni hablar de lo poco que significó en la práctica que fuera "PlayStation Certified"... ¿En verdad sólo fue para jugar Crash Bandicoot? ¡Un desastre! Estoy seguro que pudieron haberlo hecho mejor, pero al momento de su lanzamiento no había mucho de dónde elegir.

Y, por último, como teléfono el Xperia Play no es más que cualquier otro dispositivo que esté en la calle, y que haya sido de su misma generación.

Sony Ericsson terminó de matarlo al no permitir su actualización a Ice Cream Sandwich pues "tendría que obligar a los desarrolladores a actualizar sus juegos", y no quisieron hacerlo porque sabían que habían vendido tan pocas unidades que no valía la pena. Junto con esta decisión terminaron de irse por el desagüe los deseos de muchos por el renacer de los teléfonos para juegos, un mercado potencialmente exitoso que nadie ha podido ejecutar como concepto en un terminal de forma convincente.

Los sitios de subastas también están llenos de este teléfono, que muchos consideramos especial en su momento, pero que hoy es una realidad de la que pocos quieren acordarse... A diferencia del Optimus 3D, este aparato se mantiene caro. No vale la pena.

-----

Quizás no estés de acuerdo con nosotros, y finalmente elijas alguno de estos modelos como tu próximo teléfono... Bueno, no digas que no tratamos de avisarte, eh. ¿Qué teléfonos jamás recomendarías a tus amigos para comprar de segunda mano? Estoy seguro que hay muchos modelos que podrían caer en esta categoría.

powered byDisqus