¿Acaso los teléfonos LTE seguirán creciendo en tamaño?

Aparatos cada vez más grandes son la realidad a la que la actual evolución de la industria nos está llevando. ¿Qué pasó con los teléfonos pequeños?

No hace muchos años atrás, la pelea por tener el teléfono móvil más pequeño y delgado del mundo nos llevó a conocer especímenes tan hermosos como el Sony Ericsson T28 World o el Motorola RAZR original. Sin embargo, la industria móvil ha evolucionado hacia pantallas monumentales, múltiples prestaciones y baterías de larga duración, lo que pone en jaque esta idea de teléfonos de reducidas dimensiones.

La pelea por el teléfono más delgado hoy deja de lado la comodidad de uso en el bolsillo o el tamaño que el aparato podría tener. Teléfonos con pantallas de 4.2 pulgadas o más son el estándar mínimo aceptable para un Smartphone, pero eso no parece estar por estabilizarse, sino que -- todo lo contrario -- tiende a crecer más y más.

Y seguirá haciéndolo.

Al menos, eso se desprende de las proyecciones de Technology Review, medio que nos recuerda que cuando se implemente de forma masiva el estándar LTE-Advanced, los teléfonos que lo implementen requerirán de más espacio entre antenas, así como de mejores procesadores y memoria interna de mayor capacidad, lo que incidirá directamente en su autonomía y -- por lo mismo -- pondrá de manifiesto la necesidad de aumentar su tamaño para que todo eso quepa.

Los phablets podrían ser los grandes beneficiados de este tipo de evolución, pero los usuarios que prefieren aparatos más compactos podrían ver un negativo crecimiento de los dispositivos que aparezcan alrededor de la evolución de LTE. Quizás, más adelante, algún fabricante de chips pueda resolver el problema del tamaño... Por ahora, todavía podemos sentarnos y ver como nuestros teléfonos comienzan a crecer y crecer.

LinkLTE-Advanced Is Poised to Turbocharge Smartphone Data (Technology Review)

powered byDisqus