MWC13: ZTE Grand S LTE [A Primera Vista]

La marca china sigue buscando una mejora sustancial en sus equipos, y logra acercarse bastante con este teléfono de look estiloso y buenas prestaciones. Si mejoran los materiales, será un hit.

Lejos de la confusión provocada por el error en la comunicación de los verdaderos componentes internos que el ZTE Grand Memo expuesto en su stand tenía realmente, el otro producto estrella de la compañía china en MWC 2013 que busca atacar el mercado de equipos LTE de gama alta es una historia totalmente distinta.

A Primera Vista, el Grand S LTE tiene un diseño muy llamativo, perfil muy delgado y excelente look. Eso hasta que comenzamos a profundizar en sus materiales. El plástico de su chasis se siente algo barato y delgado, pero de mejor calidad que el encontrado en otros teléfonos de la compañía. Eso no quita que encontremos sendas rayas y marcas de uso en el equipo que cayó a nuestras manos, aunque el resto en el podio de exposición -- en mayor o menor medida -- también las tenía.

Su pantalla de 5 pulgadas LCD tiene resolución de 1920 x 1080 pixeles, muy ad-hoc con la tendencia en gama alta de la industria, y está recubierta en Gorilla Glass, lo que ayuda a que el panel delantero se mantenga libre de marcas y daño. Su saturación de color es buena, mucho más correcta que otros móviles de la marca, y eso se agradece. De hecho, hasta hace que la interfaz Mi-POP se vea infinitamente mejor de lo que era en el Grand Memo.

Con 2 GB de RAM y un procesador Snapdragon S4 Pro, el Grand S LTE muestra un rendimiento mucho mejor que el de su hermano con gigantismo. La fluidez en uso asombra, y se nota que hay una optimización mucho mejor lograda.

El aparato logra conjugar lo mejor que hoy en día tiene ZTE para ofrecer, y lo engloba en un dispositivo liviano, de prestaciones sobre el estándar y con conectividad a redes 4G LTE que lo pone como un candidato ideal para nutrir los catálogos sudamericanos y europeos a un precio alcanzable.

Su cámara de 13 MP es tema aparte. Nos han dicho que el software que tiene el equipo no es el final, por lo que la cámara todavía tiene que mejorar antes de llegar al mercado. Sí, y debe hacerlo. El sensor es bueno, pero los resultados no lo son tanto. Culpamos a eso, a la luz del stand que distorsiona el producto final conseguido tras varios disparos.

Android 4.1 no es suficiente para este dispositivo, pero nos han asegurado que a poco andar el Grand S LTE será actualizado a 4.2.

La adición de MHL y WiDi le otorgan un valor agregado raro de encontrar en otros aparatos de su procedencia y le convierte en un excelente punto a tener en cuenta para aquellos que usan su equipo para proyectar sus imágenes en pantallas externas.

Bluetooth 4.0 y NFC cierran el cuadro de especificaciones.

¿Debería gustarnos el Grand S LTE? Bueno, la verdad es que sí. Si algo nos ha mostrado esta Mobile World Congress es que la implementación de LTE está aparejada a equipos gama alta -- esos que no se lanzan en la feria -- y que seguro conseguirán los Early Adopters. Sin embargo, a poco andar llegarán equipos como nuestro protagonista del análisis que estás leyendo, recordándonos que dentro de un tiempo serán estos aparatos los encargados de masificar el acceso a estas tecnologías, provocando que la adopción de servicios de cuarta generación sea acelerada.

Ese es su gran mérito, y lo hace entregando estilo y calidad aceptable a un precio que no es tan económico como las propuestas que otros fabricantes han hecho, pero que totalmente vale la pena. No nos interesa el Grand Memo ni de cerca... Nos gusta el Grand S, y lo que queremos pronto para un completo W Labs.

powered byDisqus