Google Music All Access [A Primera Vista]

Activamos el nuevo servicio musical de Google fuera de Estados Unidos, y te contamos más sobre sus nuevas funciones... Y sí, también te decimos cómo activarlo para que lo tengas ahora mismo.

Google anunció una interesante mejora durante Google I/O que empujó a Google Music a tomar un papel más protagonista en el mercado de la transmisión de música. Pasó de ser sólo un locker de canciones a convertirse en un servicio real de streaming de contenidos musicales con énfasis en el descubrimiento de nuevas canciones relacionadas con nuestro catálogo que todavía no es tan social como otros productos del otrora buscador.

Su interfaz cambió, y -- debo decir -- lo hizo para mejor. Independiente de la adopción de esa nueva interfaz basada en tarjetas que está poblando masivamente los servicios de Google, los colores y las pequeñas mejoras que diferencian a Music de otro software de Google hacen total sentido mientras se usa el servicio.

En tu Smartphone, Google Music se despliega con muchos menos efectos que en su versión anterior. Olvida esa interfaz donde pasabas por las portadas como si se tratara de una ruleta de discos o algo así, pues todo ahora es mucho más plano y limpio, todo ideal para consumir menos recursos y servir para ser menos confuso.

Activando Google Music (y All Access)

Cuando inicias este servicio -- y tienes música -- previamente cargada en tu locker, pasarán cerca de 4 minutos antes de poder usarlo en propiedad. Si no tienes música te tocará descargar un software que permitirá tomar toda tu música de iTunes o Windows Media Player y subirla a tu casillero... Hay espacio para 20.000 canciones gratis, así que -- probablemente -- tendrás mucho espacio de sobra, y llevará varias horas lograrlo.

Si no lo tienes activado, siempre puedes usar una VPN para habilitar Music engañando a los servidores al hacerles creer que estás haciendo este proceso desde Estados Unidos. Esa VPN será necesaria sólo será una vez, pues cuando quieras usar el servicio en tu móvil o vía web no tendrás que conectarte a ella... La validación queda asociada a tu cuenta de Google, y serás libre de usarla con tu conexión local.

Ahora, si quieres habilitar Google Music All Access, la cosa se complica un poco: Necesitas una tarjeta de crédito estadounidense para validar tu geoposición en el país con una dirección física de allá, lo que implica una cuenta gringa que pueda ser integrada a Google Wallet.

Sí, es una molestia, pero si puedes acceder a una gift card Visa o MasterCard podrás saltarte este bloqueo sin mayores problemas. Sólo usa el número de esa tarjeta de prepago, usa el nombre que aparece en ella tal como aparezca (a veces puede salir algo como "A Gift For You", "Gift Card" o algo así) y agrega una dirección local de algún amigo o familiar que tengas. No te preocupes, que no le enviarán nada a tu nombre.

La recomendación es que uses el mes de prueba gratuito para definir si te convence la idea de usar este servicio. Si no te gusta, desactívalo antes del plazo indicado o te cobrarán el primer mes de forma automática descontando saldo de tu tarjeta de crédito.

Habiendo creado nuestra cuenta de prueba All Access, Google Music libera todo su potencial.

Nuestra música, en manos de Google

En términos de uso todo es muy sencillo. Claramente, los nuevos lenguajes de diseño que hoy en día rigen a Google ponen énfasis en la simplicidad y lo visual. Así las cosas, las portadas son ciudadanas de primera clase en nuestras pantallas, desplegándose gigantes y con un efecto que las hace deslizarse en el equipo tanto para elegir lo que queremos escuchar como cuando estamos reproduciendo alguna canción.

Por cierto, muchas de esas portadas aparecen solas cuando usas este servicio. La historia es distinta si estás usando All Access, pues todo lo que reproduzcas habiendo pagado por este servicio Premium tendrá toda su información correctamente ubicada... Y, la verdad, luce hermoso.

 

Cuando ingresas a buscar tus primeros artistas verás mucha información. Primero, una foto genérica de la banda o solista que buscas. Luego toda la música que tengas en tu locker particular, la que queda al alcance sin mayores problemas. Bajo eso verás las principales canciones de tu artista. Más abajo estarán todos los álbumes que Google tenga para ofrecerte. Y por si fuera poco, al final de la pantalla muestra todos los artistas relacionados con tu búsqueda.

En el caso de una búsqueda de Daft Punk, el sistema recomienda escuchar a Justice, Deadmau5, Gorillaz, The Chemical Brothers, Pendulum y Benny Benassi... Sí, quizás le falte algo de delicadeza a la hora de sugerir música asociada, pero aseguran que mientras más música escuches, más aprenderá de tus gustos y mejorará las sugerencias.

Suponiendo que quieres más opciones, el ícono de Google Music a la izquierda desplegará un menú en el que podrás elegir escuchar música de todas las fuentes, música en tu biblioteca (la de tu casillero), revisar las listas de reproducción que creaste o que el sistema crea para ti basado en tus gustos o explorar música basada en las cosas que tienes y oyes más.

Esta última opción es muy poderosa y, al menos en mi caso, le atinó bastante a otros grupos que me gustan y que no tengo en mi lista.

Otra opción que agrega All Access a Google Music es la herramienta para crear radios acordes a gusto del consumidor. Ya sea por grupo, por artista, por estilo musical o por el criterio que definas, Google creará listas de reproducción dinámicas que pueden ser modificadas sin problemas. Puedes alterar el orden de las canciones, y puedes eliminar música de la lista con sencillos gestos que también están muy acordes con el resto de las interacciones en el sistema operativo.

¿Vale la pena el esfuerzo?

Como siempre, lo que más jode cuando piensas en estos servicios de streaming de música es en las cuotas de tráfico de datos que los operadores imponen para mantener un "uso justo" de las redes. En mi experiencia usando Google Music sobre 3G, debo decir que mi tráfico aumentó notoriamente a causa de todas las canciones que escucho en diversos momentos del día. De hecho, he tomado como buena práctica la de dejar música anclada en mi teléfono para así escuchar sin problemas esas canciones que más me gustan sin consumir datos.

El servicio cuesta USD $9.99 mensual -- si te inscribes antes de 30 de Junio costará USD 7.99 -- y, en verdad, tomando en cuenta sus funciones, no me queda claro si esto será realmente un buen contendor para otros servicios de música que ya llevan mucho más tiempo en el mercado. Sin embargo, para mi uso personal, el catálogo es más que correcto, permite dejar canciones en el teléfono y está profundamente integrado con Android para la conveniencia de aquellos que usen este sistema operativo.

Y sí, es un trámite largo conseguir que funcione fuera de Estados Unidos, pero tras habilitarlo, el resultado vale totalmente la pena... Al menos por ese mes en el que estarás escuchando lo que se te antoje, y luego consumiendo la música que haya quedado en tu locker.

powered byDisqus