“Tu celular Android estaba viendo pornografía ilegal. Para desbloquearlo paga USD$300”

por

1244 posts

Investigadores revelaron el primer “ransomware”, o software malicioso que te chantajea por dinero, para Android.

Imagina que estás usando tu teléfono hasta que súbitamente se bloquea y aparece un mensaje amenazador que dice que estabas viendo pornografía ilegal, que han dado aviso a las autoridades de tu país, y que puedes restaurar su funcionamiento normal si pagas una “multa” de USD$300.

Ésto se conoce como ransomware, o sea, un malware especial que utilizan los hackers para extorsionarte con dinero, cuyo más crudo ejemplo es el virus de PC llamado Cryptolocker, el que cifra todos los archivos de los discos duros usando una clave pública RSA-2048, y luego le avisa al usuario que a más a que pague un rescate en bitcoins en menos de 72 horas, borrará todos los archivos.

Ahora, los investigadores encontraron un nuevo malware para Android llamado Android-Trojan.Koler.A que desactiva a los dispositivos afectados para solicitarle a los usuarios una suma de dinero tras acusarlos de ver pornografía ilegal (como por ejemplo pedofilia o videos de violaciones).

Para causar más pánico, el virus usa la función de geolocalización para adaptar sus advertencias al país en el que reside el usuario infectado. Por ejemplo, si estás en EE. UU. te amenaza con el FBI, tal como aparece en la imagen inferior (y con un Barack Obama apuntándote incluido).

android-ransomware-640x1066[1]

Lo bueno es que de momento no se ha encontrado que el virus tenga la capacidad de cifrar tus archivos como el temido CriptoLocker. Lo que hace Koler.A es impedir que el usuario pueda volver al menú Home a más a que acceda pagar USD$300 a través de mecanismos de pago anónimo como Paysafecard o uKash.

El ransomware se descarga automáticamente cuando el usuario accede a determinados sitios web de pornografía desde un teléfono con Android, tras el cual el sitio señala que el APK descargado es para instalar un reproductor de video que permite acceder a contenido premium. Si lo instalas, prepárate para pasar un muy mal rato.

Link: Ars Technica