La policía en Anaheim espía los teléfonos en Disneyland con tecnología militar

por

370 posts

Un reporte detectó que el condado de Orange utiliza dispositivos que se pensaban que solo eran controlados por el FBI.

Todos (no lo neguemos) hemos soñado con alguna vez visitar Disneyland. Un lugar mágico, lleno de personajes que marcaron nuestra infancia, pero que como todo en la vida, también ha estado en el centro de la polémica por algunos eventos cuestionables, como los que reveló la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU en inglés), quien reportó que la policía de Anaheim lleva espiando desde hace años en secreto las redes de comunicaciones de las personas que por allí transitan.

De acuerdo al informe, las autoridades locales han acumulado desde 2009 varios dispositivos de vigilancia, conocido como dirtboxes, lo que actúan interfiriendo en las comunicaciones móviles con antenas que aparentan ser torres de telefonía.

Lo particular de estos equipos es que cuentan con tecnología militar y se pensaba que solo estaban a disposición del FBI y de la policía federal de Los Ángeles y Chicago.

Entre los dispositivos incautados se halla un Stingray, que se utiliza para obtener información de los móviles de distintos sospechas; al igual que un Dirtbox, que se utilizan para capturar desde el cielo las transmisiones de ciertos objetivos en específico.

Si bien la investigación no tiene que ver directamente con Disneyland, los alcances que tienen estos equipos sí que interfieren con las comunicaciones que allí se realizan, ya que en uno de los documentos incautados se describe que se solicitó financiar estos a cada ciudad del condado de Orange, ya que todas las zonas se habían visto beneficiadas por los equipos de vigilancia.

Matthew Cagle, abogado de ACLU, consideró que “ya de por sí está mal que Anaheim adquiera esta tecnología de vigilancia secreta, pero al prestarla fuera de sus límites, el departamento de policía ha sometido a gente de todo el condado a decisiones tomadas por líderes no electos de otras comunidades”.

Para concluir, si se toma en consideración los alcances de la utilización de estos dispositivos, estaríamos hablando de que 3 millones de residentes del condado de Orange estarían afectados en materia de privacidad y cerca de otros 16 millones en cuanto a los que visitan Disneyland.