Nueva York busca prohibir la venta de celulares cifrados

por

370 posts

Las autoridades insisten en intervenir los equipos de los usuarios, bajo el amparo de “salvaguardar la seguridad del país”.

Un nuevo capítulo en torno a la seguridad que suponen los teléfonos inteligentes está por escribirse, luego de que se revelara que en Nueva York se busca prohibir la venta de celulares cifrados, con el fin de que la policía y las autoridades puedan acceder a los datos que se disponen en los smartphones.

De acuerdo a Zdnet, ya se encuentra en la comisión del Senado del estado norteamericano el proyecto de ley que multaría a las compañías que vendan equipos que no se puedan desbloquear por los fabricantes, exponiéndose al pago de USD$ 2.500 por cada dispositivo vendido por parte de un minorista.

Esta posibilidad llega justo entre medio del debate en torno a cómo controlar la utilización de smartphones y otros equipos en temas que afecten la seguridad de un país. Una discusión fomentada en el último tiempo a raíz de los atentados que afectaron a París en noviembre pasado.

Al respecto, ya Tim Cook, CEO de Apple, se mostró contrario a la intrusión de parte de las autoridades a los equipos, apuntando al respeto por la privacidad.

En cualquier smartphone hay información financiera, de salud, conversaciones íntimas con tu familia o compañeros de trabajo. Probablemente hay secretos comerciales y cada usuario debe tener la capacidad para proteger dichos datos. La única manera que sabemos cómo hacerlo es mediante el cifrado.

A pesar de que esto pueda sonar a malas noticias en cuanto a la privacidad de los usuarios, aún hay tela que cortar, porque se dispuso una encuesta electrónica para la ciudadanía, en la que se puede votar con respecto a si están de acuerdo o no con esta normativa y su puesta en marcha.

Si bien es cierto que cada vez son más los grupos que pueden utilizar la tecnología para programar o realizar eventos que afecten la seguridad de la persona, la libertad de los usuarios debería ser respetada y no caer en sistemas de vigilancias que pueden fomentar la paranoia.

Sin embargo, no son novedad este tipo de medidas, ya que en el Reino Unido también se debate desde 2015 sobre la prohibición de servicios de mensajería que contengan datos cifrados.