Review LG Watch Style [W Labs]

Tanta clase como compromisos.

Dicen que más vale tarde que nunca, pero al fin pasó, el reloj inteligente de LG hecho en conjunto con Google y que corre de manera limpia Android Wear 2.0 llegó por estos lares.

Hoy en día los vestibles ya no levantan el mismo entusiasmo que hace unos años. La gente los probó y no han logrado ser lo suficientemente sustanciales como para mantenerse en la parte alta de la ola, convirtiéndose así en una categoría cada vez más de nicho.

¿Cuál es la gracia, entonces, de este reloj? En que fue el primero con lo que Google prometió como una revolución en el área de los vestibles: Android Wear 2.0, limpio y sin maquillaje, con una máquina pensada para ello.

Es un equipo elegante, sobrio, con correas de cuero que huelen como tal y una calidad de construcción que lo hacen sentir como un aparato premium. Evidentemente tiene resistencia al agua y al polvo con certificación IP67.

Su pantalla redonda de 1.2 pulgadas P-Oled es fantástica y no tiene problemas con verse incluso cuando el sol le pega directo. Cuando se trata de carátulas más coloridas, la reproducción tampoco es un problema.

Una de las gracias de ser una plataforma basada en Android es su amplia comunidad. La cantidad de estilos, modificaciones y aplicaciones da para investigar por mucho, mucho tiempo. Es un reloj que puedes hacer único si le dedicas el tiempo suficiente.

El equipo cumple con hacer todo lo que promete, que es básicamente manejar tus notificaciones sin sacar el dispositivo del bolsillo.

Lo anterior se apoya bastante en el hecho de que con su procesador Snapdragon Wear 2100 corre las aplicaciones por si solo, y al tener Wi-Fi incorporado es un aparato mucho más independiente que otros vestibles que hemos visto. Su corona lateral ayuda mucho en la navegación a través de la interfaz.

La carga inalámbrica funciona bien y rápído, aunque la duración de la batería es bastante irregular. Bajo los mismos parámetros de uso me dio entre 9 y 13 horas de uso antes de apagarse. 4 horas de diferencia es mucho, si me preguntan a mí.

Dentro de sus omisiones más notorias se encuentran la falta de sensor de frecuencia cardíaca y GPS, por lo que puedes descartarlo de entrada si tu enfoque es deportivo. Puede cumplir funciones como medición de pasos y distancia recorrida en conjunto con tu teléfono, pero al día de hoy es raro ver un smartwatch sin, al menos, sensor para medir el pulso.

Aún así lo anterior nos indica que el enfoque es totalmente distinto en el Style. Tal como podemos inferir por su nombre, aquí todo es estilo, y sí, su bajo perfil, buen peso y estética le permiten ser una prenda de vestir inteligente bastante elegante y combinable.

Una de sus mayores gracias es contar con Google Assistant a bordo, pero a pesar de que reconoce muy bien la voz, palabras y frases, tiende a ser algo demoroso en su respuesta. Además la falta de un pequeño parlante en este reloj lo hace prescindir de escuchar al asistente o hacer llamadas de voz a través de él. Ni que la experiencia hubiera sido muy buena en otros relojes con eso, pero igual llama la atención que no exista.

Actualmente en Estados Unidos este reloj está en oferta, con un precio cercano a los USD $140, lo que me parece correcto para lo que ofrece y por su bajo perfil, capacidades de software y su talento de no parecer un vestible lo hacen una buena opción.

En Chile tiene un precio sugerido de CLP $199.990, que a pesar de lo mencionado anteriormente, por sus tres omisiones básicas: sensor cardíaco, GPS y parlante, me parece un poco excesivo. Aún así, si es por look, hay pocos que le ganen, ya que es de los pocos redondos que no son gruesos y que con 10.79mm de espesor se pueden llevar bien con una camisa.