Así funciona la brutal cámara del iPhone X y el iPhone 8 #AppleEvent

por

1664 posts

Apple quiere llevar la fotografía digital a otro nivel.

Definir el futuro. Tim Cook señaló que esa fue la meta de Steve Jobs cuando presentó el primer iPhone hace una década, logrando su cometido, y ahora, Apple, bajo su comando, busca realizar exactamente lo mismo con el nuevo iPhone X.

Este terminal, junto con el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus ofrecen una interesante cantidad de novedades, pero tal vez las más llamativas funciones se encuentran dentro de sus cámaras.

Así que aprovecharemos este espacio para analizar brevemente su tecnología, que va muy de la mano con el procesador A11.

Cámaras diseñadas para Realidad Aumentada

Las cámaras del iPhone 8 y el iPhone X fueron concebidas pensando en el futuro, y están calibradas para interfaces de Realidad Aumentada, con soporte para procesar imágenes mediante su GPU 60 cuadros por segundo, mezcladas con lo capturado por la cámara.

Además de incluir nuevos sensores y giroscopios para trabajar en conjunto con el procesdor A11, generando una experiencia fluida, ágil, de buena fidelidad al integrarse con las imágenes captadas por el lente con el procesador de señal de imagen con logra ejecutar una estimación de iluminación precisa en tiempo real.

La tecnología de Face ID

La cámara frontal del iPhone X se ha vuelto realmente compleja al integrar seis componentes trabajando en conjunto (y mostrados ahí arriba) para hacer funcionar el sistema de reconocimiento facial Face ID.

Al mirar al iPhone se activa un sistema TrueDepth, compuesto por más de 30 mil luces de reconocimiento infrarrojas (invisibles al ojo humano) que diagraman a profundidad cada rasgo del rostro del usuario. De modo que incluso en condiciones de baja iluminación podría desbloquear el dispositivo.

La imagen infrarroja y el patrón de puntos son procesados por una red neuronal para crear un modelo matemático de la cara del usuario y envía los datos a un enclave seguro para confirmar cada coincidencia, adaptándose a los cambios físicos del rostro con el transcurso del tiempo.

El Procesador A11 del iPhone X es capaz de realizar 600.000 operaciones por segundo, permitiendo con ello realizar el reconocimiento facial de la persona en tiempo real.

Encima de todo eso, esa misma tecnología hace posible el chiste divertido de los Animojis, que convierte nuestra expresión facial captada por la cámara en un emoji animado.

 

Un nueva forma de tomar fotografías

Tanto la familia iPhone 8 como el iPhone X cuentan con cámaras de doble lente a 12 MP, uno normal de f1.8, un telefoto de f2.4 y un flash quad LED. Se integra también un sensor más grande y más rápido, un nuevo filtro de color y píxeles más profundos.

Las cámaras del iPhone 8 y el iPhone X ahora capturan video 4K a 60fps, y secuencias de cámara lenta 1080p a 240fps, además de integrar un nuevo modo de retrato para tomar fotografías en vertical con mejor calidad de imagen, bajo diversas preconfiguraciones.

Sin embargo, la joya de la corona en todo esto es el nuevo Portrait Lighting, que puede aplicarse a los retratos tanto de la cámara delantera como la trasera, agregando espectaculares efectos que simulan una iluminación de estudio.

Este nuevo modo logra aplicar efectos de profundidad de campo superficial bajo cinco estilos de iluminación diferentes, logrando con ello que las cámara del iPhone X y el iPhone 8 logren aún mejores fotos.

El iPhone X y el iPhone 8, como ya vimos, serán extraordinariamente caros. Pero esas cámaras parece que desquitan el precio.