Review BlackBerry KEYone [W Labs]

Nostalgia bien ejecutada.

Volver nunca es fácil. Algunos regresan en pos de la nostalgia traicionando su rica herencia, otros lo hacen en falso hasta darle en el clavo. BlackBerry presenta la KEYone gracias a TCL y sí, es una máquina fascinante, un viaje en el tiempo.

Desde el 2009 que no ocupaba en mi día a día un teléfono con teclado físico QWERTY. No les miento, al principio me costó, mi memoria muscular me hacía tropezar y encontrar que estaba todo mal, que era una idea estúpida y que el pasado era pasado… hasta que pasó.

Mi mente hizo click y mis dedos recorrían con facilidad las pequeñas teclas de este aparato. Ese tema ya estaba zanjado y estaba fascinado. Como fanático de los móviles y habiéndome saltado la BlackBerry pasada, este era un viaje que estaba feliz de hacer.

Vamos con las especificaciones:

  • Pantalla IPS LCD de 4.5 pulgadas a 1080×1620 pixeles
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 625
  • 3 GB de RAM
  • 32 GB de almacenamiento
  • Android Nougat 7.1.1
  • Cámara de 12 megapixeles a f/2.0
  • Cámara frontal de 8 megapixeles a f/2.2
  • Batería de 3505 mAh

No es a lo que estamos acostumbrados

La BlackBerry KEYone es un aparato raro. Venimos de usar piezas uniformes de metal y vidrio. Pasar a un equipo robusto, con posterior recubierto de una goma parecida al del interior de algunos vehículos, con un diseño marcadamente industrial y utilitario, que no trata de esconder su robustez es algo extraño al principio.

Es un terminal sustancial, con un peso de 180 gramos que se sienten, no incomodan y dan una sensación premium exquisita. Estaba acostumbrado en mis tiempos a que los teclados fueran mate, no brillantes, pero esa uniformidad de brillo entre la pantalla y la pieza inferior habla de una buena atención al detalle por parte de la marca.

A pesar de que me he declarado un entusiasta de usar carcasas y protectores de vidrio en los equipos, en este no lo haría jamás. No precisamente por su belleza, que es algo subjetivo, si no porque no es necesario para nada. El agarre que entrega su espalda y el grueso de los rieles laterales me dan confianza en que fuera de la pantalla, es difícil que al celular le pase algo catastrófico.

No todo es bueno, claro está. En el riel derecho tenemos las teclas de volumen y lo que debería ser el botón de encendido, pero no, es la Tecla de Conveniencia. A la izquierda arriba está la tecla que buscaba. No saben cuántas veces me confundí los primeros días.

¿Para qué sirve ese botón del lado derecho? Para casi todo lo que tú quieras, es asignable. Una suerte de botón Bixby, pero sin Bixby y con el que puedes hacer lo que quieras. En mi caso abrir las tarjetas de Google Now, a veces lo asignaba a Google Assistant. Es lindo tener libertad de hacer lo que quieras, gracias BlackBerry.

Otro aspecto algo amargo, pero que no empaña la experiencia es el hecho de que las teclas de navegación están justo arriba del teclado en la pantalla, por lo que más de una vez le pegué al botón home o a la multitarea de forma involuntaria. Por otro lado, que el teclado las haga de touchpad para navegar es algo de otro mundo. La tranquilidad de ver Instagram sabiendo que no se escapará un “like” o leer textos sin poner un dedo en la pantalla es tranquilizante.

La tecla de espacio no es solo eso, también es el lector de huellas dactilares, que funciona excelente y es uno de los más fiables que he usado. Otra vez, atención al detalle.

Entendiendo su propósito

BlackBerry optó por usar un procesador menos “potente” en pos de usar uno que privilegiara la duración de la batería porque claro, no es un equipo pensado para jugar o para consumir multimedia más allá de un par de cosas. En ese sentido la marca le acertó al poner uno lo suficientemente potente para que todo ande fluido y a la vez lograr cerca de, bajo mi uso, 9 horas de pantalla encendida, una locura casi sin precedentes. Además cuando quería cargarla, tiene un modo rápido y uno “normal”. Ahí uno elige qué requiere. En mi caso con 40 minutos de carga rápida tenía para casi dos días de uso.

La versión de Android en este terminal, claman es la más segura, porque cuenta con aplicaciones como DTEK que te muestran el estado de seguridad del dispositivo, bajo parámetros como el cifrado de dato, integridad del sistema operativo, protección de restablecimiento y más. No es algo que sienta que necesite, pero ok, es bueno tenerlo supongo. Si andas con material sensible y eres un importante ejecutivo quizás haga más sentido.

Por lo general la experiencia es bastante limpia y fluida, aunque sí hay un montón de aplicaciones que para mí son bloatware, como un gestor de contraseñas propietario, dos aplicaciones de notas, BlackBerry Messenger (aló, alguien), Privacy Shade que opaca la pantalla a excepción de la línea que selecciones y el BlackBerry HUB, una característica heredada de su último software propio donde se apilan todas tus notificaciones de todos tus servicios para más orden. En mi caso no me logré acostumbrar y siento que comía mucho RAM. Prefiero mis notificaciones comunes y corrientes, como en Android.

Por cierto, algo que no es nuevo pero si es novedoso que venga en la capa de personalización de una compañía es un gesto hacia arriba en algunas aplicaciones para mostrar sus widgets, usarlos y despejar. Es muy útil y bien logrado, además, si aún así quieres anclar un widget a la pantalla, puedes hacerlo. La palabra clave aquí es “libertad”.

La experiencia es fantástica si entiendes qué es este dispositivo: una máquina de productividad, comunicación y rendimiento. De lo otro hay en todos lados y hay miles para elegir.

Una cámara capaz

BlackBerry KEYone


Aunque sea un equipo enfocado a la productividad, no tiene por qué perder características que están bien estandarizadas al día de hoy, como tener una cámara decente.

Aquí se usa el mismo sensor que el Google Pixel, pero al ser todos los otros factores diferentes, los resultados no alcanzan a ser tan buenos como en el equipo de Google.

Bajo la luz correcta las fotos sorprenden, realmente no hay nada que alegar. Además, para los que prefieren una experiencia algo más “análoga”, con el teclado puedes controlar la exposición y la tecla espacio funciona como obturador.

En situaciones oscuras la falta de estabilización óptica se nota y las zonas luminosas tienden a derramar un poco, junto a que se empieza a notar la nitidez forzada por software y uno que otro problema para enfocar. Aún así, si tienes más paciencia se puede lograr algo decente.

La cámara frontal en mi caso fue una mala experiencia, costaba mucho que enfocara y quemaba las luces claras, pero bueno, supongo que el usuario promedio de un teléfono con teclado no se saca muchas selfies.

El video a pesar de no ser un punto particularmente fuerte es capaz de hacer las cosas de manera correcta, con una estabilización por software que sorprende y con mejores resultados de lo que esperaba.

La respuesta que muchos buscan

Al principio pensé que esta era una locura, que ya todos habían superado los celulares con teclado, pero no. Fueron incontables las veces que gente me preguntó qué equipo estaba usando y que tan felices serían de volver a tener uno así si salieran el día de hoy. Mayor era su sorpresa cuando les contaba que existía y se los prestaba para que probaran otra vez un teclado.

Allá afuera hay gente que quiere un equipo así, que soñó con un BlackBerry con especificaciones decentes para la actualidad. Con un diseño maduro y ejecutivo, capaz de mucho.

Bajo mi óptica este es un equipo de nicho que algunos no entenderán ni justificarán, pero otros como yo agradecemos, ya sea porque es algo diferente a lo que vemos en el día a día o porque simplemente extrañábamos esta experiencia de uso.

Con un precio de CLP $499.990 en Chile  y MEX $14.990 en modo prepago en México, sabrá encontrarse con su público objetivo.

Lo bueno

  • Una experiencia diferente
  • Monstruosa duración de la batería
  • Diseño utilitario
  • Calidad de construcción
  • Carga muy rápida
  • Tecla de conveniencia asignable a lo que uno quiera, no lo que la marca te imponga
  • Actualizaciones al día

Lo malo

  • La cámara podría ser mejor en poca luz
  • Ubicación de las teclas laterales
  • Algunas aplicaciones propietarias de BlackBerry, que aunque ignorables, usan espacio
  • El precio es algo elevado en su lanzamiento