¿Para quién es el recién anunciado Razer Phone?

Un equipo no necesariamente para jugar.

Tal como estaba presupuestado, ayer la reconocida marca de periféricos para videojuegos Razer anunció su primer teléfono inteligente, el Razer Phone.

Sus especificaciones son brutales:

  • Pantalla LCD de 5.72 pulgadas a resolución QHD con una taza de refresco de 120 Hz
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 835
  • 8 GB de RAM
  • 64 GB de almacenamiento ampliable vía microSD
  • Android Nougat 7.1.1
  • Cámara doble, ambas de 12 megapixeles, una normal con apertura de f/1.75, la otra teleobjetivo con apertura de f/2.6
  • Cámara frontal de 8 megapixeles a f/2.0
  • Batería de 4000 mAh con Quick Charge 4.0+
  • Parlantes frontales estéreo con Dolby Atmos

Lo primero que nos llama la atención es su promesa: ser un smartphone para “gamers”. En esta redacción conversamos y debatimos esta aseveración para llegar a una conclusión que les compartiremos después de desgranar algunas novedades.

Su pantalla, a-la-iPad Pro, tiene una taza de refresco de 120 Hz, lo que significa que es probablemente el teléfono más fluido del mercado, entregando una experiencia que junto a Nova Launcher (sí, porque ese popular lanzador viene de fábrica) debe ser muy personalizable y con suficiente músculo para correr el teléfono como tú quieras, metiendo la personalización que se te ocurra.

Además su diseño no pretende ni quiere seguir las líneas de diseño actuales de la gama alta, lo “sin bordes” y las curvas suaves. Este es un teléfono agresivo, filoso, con fuertes bordes justificados porque ahí se alojan dos parlantes frontales estéreo con Dolby Atmos y perfiles de sonido personalizables. No, no tiene puerto de audífonos pero el adaptador USB-C incluido en la caja tiene un DAC de audio dedicado. Inteligente decisión.

Respecto a ese mismo diseño, se parece bastante al único terminal de la empresa que compraron para desarrollar este equipo, el Robin de Nextbit. No quiere esconder sus raíces, las embellece, las potencia y se enorgullece. Una movida que no se ve mucho, tenemos como ejemplo a Fitbit comprando los relojes Pebble y simplemente sacándolos del mapa.

Todo eso con una batería para enorgullecerse: 4000 mAh con Quick Charge 4.0+, bestiales 8 GB de RAM y probablemente el mejor procesador que puedes encontrar en el mercado, el Snapdragon 835.

Uno podría pensar que con esas tripas y lo que significa el nombre Razer (para algunos sobrevalorada, para otros un signo de calidad) podría costar fácilmente USD $1000, pero no, cuesta USD $699.

¿Correrá bien los juegos móviles? Claro que sí, pero estamos a años que un juego de este tipo pueda aprovechar la potencia del terminal. El equipo está pensado para un perfil de persona asiduo a los juegos, conocedor de lo que compra, amante de las especificaciones técnicas, informado y que, con esto, hace una declaración de principios de no entregarse a lo común ni a la moda, pero como todo es marketing, abriendo una nueva moda en el mundo móvil, la de ese mismo usuario objetivo.

Tener el Razer Phone grita que eres “gamer”, o lo que el mercado ha vendido como tal, y eso no está mal, es un nuevo usuario que no tenía productos tan pensados para él en este mundo de las antenas.